Categorías
Local

Zitácuaro, un municipio con miedo en las calles

Armando Linares.

Zitácuaro. – La ola de violencia que se ha dejado sentir en las últimas semanas en este municipio, ha creado miedo e incertidumbre entre la población, ante estos hechos violentos, las autoridades municipales lidereadas por Antonio Ixtlahuac, se han mostrado ausentes para salir a dar la cara a la población y emitir un posicionamiento que les de la certeza de que el municipio que “gobierna”, cuenta con una estrategia de seguridad.

Los hechos hablan por si solos, en tan solo 46 días de gobierno, se han documentado más de cuarenta muertos en el municipio de Zitácuaro, entre estas muertes están las de varias mujeres; ante los sucesos, el Alcalde y su Secretario del Ayuntamiento, así como su recién nombrado Secretario de Seguridad Pública, solo han emitido boletines escuetos y discursos que en nada ayudan con la inseguridad que vive el municipio.

Recientemente, el Presidente Municipal anunció con bombo y platillo el lanzamiento de una aplicación que serviría para proteger a las mujeres, días después matan de manera violenta a una conocida zitacuarense a unos metros de la base de la policía, echando por tierra su tan “cacaraqueada” App.

Así es, el alcalde Antonio Ixtlahuac en uno de sus discursos falases, aseguraba que durante su gobierno no se había dado ni un feminicidio, nada más falso que eso, o bien; el presidente pretende ocultar los hechos violentos, o lo están informando muy mal sus secretarios del Ayuntamiento y de Seguridad Pública, principalmente este último, que desde su llegada no ha demostrado tener la capacidad para resolver los temas de seguridad más minúsculos como los robos y desvalijamiento de automóviles, mucho menos para poder llegar a tiempo durante un hecho violento.

Pero la incapacidad de Carlos Fernando Chico Álvarez, queda demostrada en cada boletín y circular que manada o emite, esto viene a colación por el boletín publicado en la página de la corporación que tan desatinadamente dirige, y donde se refiere a la muerte violenta de una mujer en el rastro municipal. El documento textualmente dice que la corporación está comprometida con la seguridad e integridad de la ciudadanía, teniendo como -misión primordial-  la tranquilidad de la población.

Pero como es costumbre en sus boletines, más abajo se contradice al asegurar que el personal de la Secretaría de Seguridad Pública no tiene dentro de sus atribuciones la vigilancia al interior del rastro municipal, ya que el matadero está concesionado desde el 2018 por cuarenta años, y hace hincapié, en que la mujer asesinada no pertenecía a la planilla del ayuntamiento.

Entonces bien, ¿Qué pasó aquí? ¿Se debe entender que por ser un rastro concesionado la seguridad de los que ahí trabajan queda fuera de la protección de Seguridad Pública, o tienen que tomarla en sus propias manos? ¿O que solo los empleados que estén dentro de la planilla del ayuntamiento son merecedores de la atención a la seguridad? Tal vez el Secretario de Seguridad Pública olvida que todos los ciudadanos somos iguales, y que el ayuntamiento recibe el 25 por ciento de lo que ingresa al rastro.

Así es, de nueva cuenta, esta corporación comete errores en sus comunicados, confusos y sin una explicación satisfactoria, Carlos Fernando Chico Álvarez se lava las manos del problema, ya que en su boletín no informa que el homicida entró de la calle, y el crimen se dio a unos metros de la base de la policía, a pesar de estar tan cerca, la policía tardó varios minutos en llegar, por supuesto, solo para acordonar la zona en espera de personal de la Fiscalía Regional de Zitácuaro.

La pasividad e indiferencia con que se han conducido las autoridades municipales, les han costado duras críticas por parte de la población, que ven a un Presidente Municipal indiferente ante los hechos violentos, a un Secretario del Ayuntamiento nulo para resolver conflictos, y a un Secretario de Seguridad Pública incompetente para desempeñar el cargo que se le asignó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *