Categorías
Local

A punto de explotar conflicto en el Cereso Hermanos López Rayón de Zitácuaro

Zitácuaro. – Familiares de internos del Centro de Reinserción Social, Hermanos López Rayón ubicado en este municipio, se encuentran molestos por los requisitos que han estado pidiendo las autoridades de ese centro penitenciario, mismos que aparte de ser costosos, son absurdos, dijeron los inconformes.

Desde el anuncio de las autoridades estatales para permitir de nueva cuenta las visitas a los centros penitenciarios del estado de Michoacán, mismas que fueron suspendidas por la pandemia del Covid-19, cientos de familias de internos acudieron al Cereso de Zitácuaro para poder reencontrarse de nuevo con sus familiares, sin embargo, al llegar se hallaron con nuevas reglas que son difíciles de cumplir debido a lo costoso de las mismas.

La información proporcionada a MONITOR MICHOACÁN, indica que por alguna extraña razón y sin previo aviso, las autoridades del mencionado Cereso, les volvieron a pedir la documentación que los acredite como familiares de los internos y de esta forma permitirles el ingreso a las visitas que solo se dan dos veces por semana.

Algunos de los entrevistados, señalan que esa documentación ya había sido entregada y constaba en un archivo, no obstante, decidieron volverla a entregar en la oficina de trabajo social donde encontraron más trabas que hasta el momento no han permitido el ingreso y reanudar las visitas de manera normal.

Los inconformes señalaron que el trato que les han dado ha sido denigrante, ya que nadie los atiende para darles alguna explicación a fondo y disipar las dudas, solo les dieron una copia con los requisitos, pero hasta el momento el director del Centro de Reinserción Social no ha salido a darles una definición clara, de hecho, algunos de los entrevistados dijeron a este medio de comunicación, que han intentado hablar con el Director y esto ha sido imposible, ya que aseguran que tienen que hacer una solicitud, y esperar a que la agenda del funcionario tenga un espacio para atenderlos.

El asunto se puede salir de control, ya que son decenas de personas inconformes con las medidas tomadas por ese Centro Penitenciario que ha decidido exigir la prueba negativa del Covid-19 no mayor a 48 horas, no obstante, el examen que exigen es el PCR, que tarda hasta 72 horas en entregarse y en algunos laboratorios llega a tener un costo de hasta 2,500 pesos, esta prueba es un método específico para determinar la presencia del virus. Idealmente se utiliza en pacientes que presentan síntomas agudos para confirmar la enfermedad. Es recomendada si el paciente tuvo contacto con una persona diagnosticada, incluso si no presenta síntomas; también es solicitada para fines de viajes e intervenciones médicas, entre otras.  

Insistiendo en ese tema, los afectados señalan que en trabajo social les dijeron, o aseguraron, que podían realizarse la prueba en cualquier dependencia de salud pública con quienes tenían un convenio, pero hasta el momento tampoco ahí lo han podido hacer, ya que cuando acudieron a dichas dependencias les fue negado este examen, debido a que no presentaban ningún síntoma de Covid, por lo tanto no eran viables para realizarse el estudio, además de que las autoridades del Cereso, nunca informaron de esta acción.

Ante la necesidad de poder ver a sus familiares que se encuentran recluidos en penal de Zitácuaro, algunos acudieron a los laboratorios certificados como el CEDIMI y Salud Digna, donde el costo solo por el examen del Covid alcanza los 1,300 pesos junto con el traslado del pasaje, y de estos laboratorios no hay ninguno en Zitácuaro, solo en Toluca o Morelia, el único laboratorio certificado en este municipio es uno ubicado sobre Avenida Revolución de Zitácuaro.

Pero no es solo el único problema que enfrentan los familiares de los internos, ya que dicha prueba no se puede realizar de manera constante, debido al daño que pudiera causar en las fosas nasales, según los comentarios del mismo personal de los laboratorios.

En ese contexto, otro de los entrevistados expuso que no solo es el tema de los requisitos y los exámenes, ya que ahora si pretenden dejarles dinero para sus gastos dentro del penal, solo lo pueden hacer los días de visita, que son miércoles y domingo, y no diario como se hacía antes, de hecho, hay quien no pudo ser “candidato” a poder ingresar, ya que su credencial de elector no es de este municipio y no coincide con su comprobante de domicilio, por lo tanto no ha podido ingresar a ver su familiar a pesar de haber comprobado su parentesco.

Durante la entrevista, también señalaron que en trabajo social les dijeron que derivado de la pandemia, se habían disparado los casos de Sida, cuestión que preocupó a algunos de los visitantes que ya comenzaron a cuestionar ¿por qué tantas trabas para poder ver a sus familiares? y saber si es verdad este tema, que de resultar cierto podría poner en riesgo la salud de todos los internos. ¿Qué está pasando adentro? ¿Por qué no nos dejan ingresar y nos ponen tantas trabas? Son algunas de las preguntas que se hacen.

Así mismo, los quejosos dijeron que estos mismos requisitos se los están pidiendo a los internos, sin embargo, resulta absurdo que se los hagan dentro del Cereso, ya que dicho penal no cuenta con lo indispensable para realizar las pruebas a pesar de que se les dio un presupuesto considerable para atender este tipo de contingencias, ahora, los inconformes ya exigen que se haga una investigación al Centro de Reinserción Social de Zitácuaro para saber que pasa en su interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.